REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

EN SU NOMBRE
JUZGADO TERCERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL, AGRARIO Y BANCARIO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO.
DEMANDANTE: CELSA OLIMPIA ARAUJO CASTILLO, venezolana, con cédula de identidad 2.491.726
ABOGADOS: PEDRO RAFAEL TORRES, inpreabogado nro. 48.958
DEMANDADOS: INVERSIONES GUACARAGUITA C.A. inscrita en el registro mercantil 1ero. De la circunscripción judicial del Distrito federal y Estado Miranda el 06-11-1989, bajo el Nro. 33, tomo 35-A pro.
APODERADOS: Sin apoderados constituidos.
MOTIVO: NULIDAD DE TRANSACCION
SENTENCIA INTERLOCUTORIA – CUESTIONES PREVIAS
EXEDIENTE: 17.651

Siendo la oportunidad para que el tribunal se pronuncie sobre las cuestiones previas opuestas por la parte demandada, para decidir el tribunal observa:
I
La primera cuestión previa opuesta, es la relativa a la Cosa Juzgada, para lo cual alega la demandada que entre las partes se celebró transacción judicial con la cual se puso fin al juicio por resolución de contrato de compra venta, y que posteriormente, en la presente causa, la ciudadana CELSA OLIMPIA ARAUJO propone demanda de nulidad de esa misma transacción judicial con fundamento en los artículos 26 y 31 de la Ley de Propiedad Horizontal, y que “…el mecanismo para enervar los efectos de la cosa juzgada que deriva de la transacción judicial es el juicio de nulidad por las causales prevenidas taxativamente en los artículos 1.719 al 1.723 o a través del recurso de invalidación por las causales que de manera también taxativa se enumeran en el artículo 328 del Código de Procedimiento Civil (…) en consecuencia, la pretensión de nulidad de la transacción planteada en los términos antes expuestos, es contraria a la Ley, de lo contrario se estaría violando la inmutabilidad de la cosa juzgada, al tratar de enervar sus efectos por otras vías procedimentales….en consecuencia al no haber instaurado la demanda de nulidad con fundamento en las causales contenidas en los artículos 1.719 y 1.723 del Código Civil venezolano vigente o mediante el recurso extraordinario de invalidación …la transacción celebrada el 29 de abril de 2004 entre mi representada y la demandante de autos conserva su eficacia de sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada…”
De lo anteriormente trascrito se desprende que la demandada afirma que al no haberse interpuesto la demanda de nulidad de transacción con fundamento en las causales consagradas en los artículos del 1.719 al 1.723 del Código Civil, ello trae como consecuencia que la transacción celebrada ente las partes, tiene carácter de cosa juzgada, pues dichas causales, según alega la demandada, son TAXATIVAS.
Los artículos mencionados por la demandada, esto es, los que van del 1.719 al 1.723, ciertamente consagran algunos casos de NULIDAD DE TRANSACCION, y expresan:
Artículo 1.719.- La transacción no es anulable por error de derecho conforme al artículo 1.147, sino cuando sobre el punto de derecho no ha habido controversia entre las partes.

Artículo 1.720.- Se puede también atacar la transacción hecha en ejecución de un título nulo, a menos que las partes hayan tratado expresamente sobre la nulidad.

Artículo 1.721.- La transacción fundada en documentos que después se reconocen como falsos, es enteramente nula.

Artículo 1.722.- Es igualmente nula la transacción sobre un litigio que ya estaba decidido por sentencia ejecutoriada, si las partes o alguna de ellas no tenían conocimiento de esta sentencia.

Artículo 1.723.- Cuando las partes hayan comprendido en la transacción con la designación debida todos los negocios que pudieran tener entre sí, los documentos que entonces les fuesen desconocidos y que luego se descubran, no constituirán un título para impugnar la transacción, a menos que los haya ocultado una de las partes contratantes.

La transacción será nula cuando no se refiera más que a un objeto, y se demuestre por documentos nuevamente descubiertos, que una de las partes no tenía ningún derecho sobre dicho objeto.

Pero estas normas no son las UNICAS causas de nulidad de una transacción, pues es innegable por ejemplo, que la existencia de un vicio del consentimiento, debidamente comprobado en juicio, o la ausencia de causa o de objeto, o la incapacidad de uno de los contratantes, son también causa de nulidad de una transacción, e incluso existen otras causas LEGALMENTE ESTABLECIDAS distintas a las mencionadas en las normas copiadas, por ejemplo, el Artículo 1.121 del mismo Código Civil dispone:

La acción de rescisión se da contra todo acto que tenga por objeto hacer cesar entre los coherederos la comunidad de los bienes de la herencia, aun cuando se lo califique de venta, de permuta, de transacción o de cualquiera otra manera.

La acción de rescisión no será procedente contra la transacción celebrada después de la partición, o acto que la supla, sobre dificultades reales que haya presentado el primer acto, aunque no se haya intentado ningún juicio sobre el asunto.

Debe recordarse, además, que solo son de interpretación taxativa, las normas que así expresamente lo dispongan, o cuando es evidente la intención del legislador de limitar el contenido, solo a los casos por él señalados, por ejemplo, las causales de tacha de instrumentos públicos o privados, son taxativas pues es evidente que el legislador tuvo la intención de restringir las razones o motivos por los cuales se puede impugnar la validez de los instrumentos, tanto así que después de citar el catalogo de causales en los artículos 1.380 y 1.381, en el articulo 1.382 expresamente se indica que no dan lugar a la tacha, ni la simulación, ni el fraude, ni el dolo, por lo que solo dan lugar a la tacha, los motivos señalados en las normas anteriores.
El criterio de que las causales de nulidad de transacción no es taxativamente el consagrado en los artículos 1.719 al 1.723 del Código Civil, es igualmente el sostenido por el Tribunal Supremo de Justicia, en los siguientes términos:
“La transacción realizada en el expediente o consignada en autos, en cuanto a su validez no puede ser atacada dentro del mismo proceso en que tiene lugar, ya que ella se convierte en sentencia firme (cosa juzgada), y cualquier vicio que la afecte debería dar lugar a un proceso de invalidación; pero como entre las causas taxativas para ello, no aparecen los supuestos relativos a vicios de la transacción, establecidos en los artículos 1714, 1719, 1720, 1722 y 1723 del Código Civil, siendo el único coincidente con las causales de invalidación, el señalado en el artículo 1721 de dicho Código (falsedad de los documentos en que se funda), ni aparecen tampoco como supuestos de la invalidación las causas que originan la nulidad de los contratos (dolo, violencia, error etc.), las acciones provenientes de los artículos mencionados del Código Civil, y de los vicios del consentimiento u otros motivos de nulidad de los contratos, deben ser ventiladas en juicio ordinario. Desde este ángulo la validez de una transacción producto del acuerdo espontáneo de las partes o de una conciliación (artículo 262 del Código de Procedimiento Civil), son inatacables en la fase de ejecución de sentencia.”. (Sentencia del 31-10-2000. Sala Constitucional. Ponente. Magistrado Dr. Jesús Eduardo Cabrera Romero. Ratificada el 11-12-2001, EXP. Nº: 00-2605, por la misma Sala con ponencia del mismo Magistrado). (Negrilla y subrayado del Tribunal).

De modo pues que NO ES CIERTO que las ÚNICAS CAUSAS DE NULIDAD DE UNA TRANSACCIÓN, sean las consagradas en los artículos del 1719 al 1723 del Código Civil, pues existen muchas otras razones o causas, que debidamente probadas, conducen inexorablemente a la nulidad de una transacción judicial, como por ejemplo la existencia de un vicio del consentimiento, o la ausencia de causa o de objeto, o la incapacidad de uno de los contratantes, todo lo cual conduce a la declaratoria de improcedencia de la cuestión previa de cosa juzgada y así se declara.
II
La segunda cuestión previa opuesta es la prohibición de la Ley de admitir la acción propuesta, la cual sustenta la demandada EXACTAMENTE EN LOS MISMOS HECHOS, esto es, que las causas de nulidad de transacción son TAXATIVAS y que, como quiera que el legislador solo permite demandar la nulidad de transacción con fundamento en esas causales taxativamente consagradas en los artículos del 1.719 al 1.723 del Código Civil, ello implica que NO se debió admitir la presente demanda por estar sustentada en causales distintas.
Al respecto se observa que ya al analizar la primera cuestión previa, en esta decisión se determinó con precisión que NO ES CIERTO que las ÚNICAS CAUSAS DE NULIDAD DE UNA TRANSACCIÓN, sean las consagradas en los artículos del 1719 al 1723 del Código Civil, pues existen muchas otras razones o causas, que debidamente probadas, permite la declaratoria de nulidad de una transacción judicial, como por ejemplo la existencia de un vicio del consentimiento, o la ausencia de causa o de objeto, o la incapacidad de uno de los contratantes, a lo cual se deben formular, mutatis mutandi, los argumentos señalados en la resolución de la primera cuestión previa, en razón de lo cual al no existir PROHIBICION LEGAL de que se admitiera la presente demanda de nulidad de transacción en la cual se invocan causales distintas a las mencionadas con anterioridad, la cuestión previa de prohibición legal de admitir la acción propuesta no es procedente en derecho y así se declara.
III
Por las razones de hecho y de derecho antes explanadas, este Juzgado Tercero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y Bancario de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:
SIN LUGAR las cuestiones previas opuestas por la parte demandada, relativas a la cosa juzgada y a la prohibición de la ley de admitir la acción propuesta.
Se condena en costas a la parte demandada, por haber resultado totalmente vencida en la incidencia de cuestiones previas, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 274 del Código de Procedimiento Civil.
Publíquese y déjese copia.
Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Tercero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, en Valencia a los once (11) días del mes de junio de 2007.
197° de la Independencia y 148° de la Federación.
La Juez Titular,

Abog. Roraima Bermúdez
La Secretaria Titular,

Abog. Elea Coronado

En la misma fecha se publicó la anterior decisión siendo las 03.15 minutos de la tarde.
La Secretaria Titular,

Abog. Elea Coronado




Exp. N° 17.651
RBG/ar